Clara Immerwahr

A veces, haciendo pesquisas por un determinado tema te encuentras de repente en derroteros no imaginados. En este caso, llevo una semana releyendo un libro sobre relaciones internacionales y seguridad internacional. La mención de un científico alemán en un capítulo que versa sobre El desarme y el control de armamentos(*), y la búsqueda de este personaje en la Wikipedia, trajo a la luz la vida de una mujer que la historia simplemente “olvidó” por el hecho de haber nacido en una época en la que para las mujeres el acceso al mundo académico era muy difícil.  

Este es el caso de Clara Immerwahr, la primera mujer que se doctoró en Ciencias Químicas y cuya prometedora carrera profesional se vio truncada por su propio marido. Clara nació el 21 de junio 1870 cerca de Breslavia, ciudad polaca después de la Primera Guerra Mundial y nuevamente desde 1945. Anteriormente formaba parte de Prusia y por tanto gran parte de su población era de habla alemana. La familia de Clara eran terratenientes y no tenían grandes preocupaciones económicas. Su padre, Philipp Immerwahr, Doctor en Químicas, despertó temprano el interés por esta ciencia en Clara cuando le hizo acompañarle en sus primeros experimentos con fertilizantes. La investigación en estos productos tuvo crucial importancia en la segunda mitad del siglo XIX porque se esperaba de ella encontrar la solución para las hambrunas que habían sido provocadas por plagas. Clara lo tenía claro: quería hacer lo mismo que su padre y su hermano mayor: estudiar, investigar, comprender el mundo y ayudar.

Sin embargo, las expectativas para una chica de su edad eran diferentes. Lo normal era aprender algo útil para su futuro papel en la familia. Gracias a su carácter rebelde no se conformó con lo que su alrededor esperaba de ella y estudió para ser maestra, la titulación académica más ambiciosa a la que podían aspirar las mujeres en aquella época. Pero su fascinación por la química y los recuerdos de los experimentos en su infancia continuaban. Tras mucha insistencia y gracias a su carácter obtuvo finalmente el estatus de oyente en las clases de ciencias en la Universidad de Breslavia. Después de un tiempo de orientación se centró en las materias de Químicas. En el profesor Richard Abegg encontró por fin el  apoyo necesario para continuar con su sueño. Su profesor se encargó de tutorizar la tesis doctoral de Clara. Con 30 años, Clara Immerwahr se convirtió en la primera Doctora en Ciencias Químicas en Alemania.

clara_immerwahr

En una conferencia volvió a encontrarse con un antiguo compañero de clases de baile, que 10 años atrás, le había pedido su mano. Clara lo había rechazado entonces porque su aspiración no era conformarse con ser esposa de alguien. Ahora, su antiguo compañero era Profesor de Químicas, galardonado con el Premio Nobel de Químicas por haber conseguido la síntesis de amoniaco, un ingrediente para la producción de fertilizantes. Su nombre: Fritz Haber. Clara empezó a trabajar con él y pronto la relación trascendió el interés común por encontrar la fórmula para un fertilizante realmente eficaz. En 1901 se casaron.

Clara asistió a su marido en el laboratorio. Probablemente, ella vio en el proyecto de producir un fertilizante a escala industrial lo que las horas al lado de su padre habían nutrido su sueño: perfeccionar la producción industrial de los fertilizantes para acabar con el hambre en el mundo. Sin embargo, Fritz Haber no pensó compartir los éxitos con su mujer. En sus publicaciones figura como único autor, la única mención a Clara Immerwahr se encuentra en la introducción en forma de un agradecimiento por su silenciosa colaboración. Clara escribió en una carta a su anterior mentor Richard Abegg que “preferiría trabajar en 10 tesis doctorales” en lugar de asistir a su marido esporádicamente en el laboratorio sin poder trabajar como una científica reconocida.

El embarazo y el nacimiento de su hijo Hermann pusieron punto final a su soñada carrera académica. Un embarazo, por cierto, duro y con un parto difícil durante el cual su marido tampoco estaba presente por una gastroenteritis. Clara se quejó en varias cartas que su papel se había reducido a ser ama de casa y dama en las recepciones. En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial. Fritz Haber decide poner sus conocimientos al servicio del Imperio alemán y desarrolla la primer arma química. El 22 de abril de 1915, el ejército alemán usó por primera vez el gas dicloro en Ypres, Bélgica. La nube venenosa mató a aproximadamente 5000 soldados belgas y franceses.

poison_gas_attack

Aunque Fritz Haber había intentado ocultar su papel en el desarrollo de los gases letales, Clara se enteró días después de la batalla devastadora en Ypres. Su marido regresó con el nuevo rango de capitán a Berlin. Se organizó una fiesta en casa de los Haber, en Berlin, para “celebrar el éxito militar”. Por la noche, cuando  los invitados se habían ido Clara cogió la pistola de su marido, fue al jardín y se disparó en el pecho. Su hijo Hermann oyó el disparo y estuvo al lado de su madre hasta que ella dos horas más tarde falleció.

Años más tarde, en el año 1933, Haber -se había casado de nuevo-  decidió abandonar Alemania. Aunque de joven había convertido al cristianismo, su origen judío no era ningún secreto para los los Nazis. Haber abandonó Alemania, como muchos científicos e intelectuales alemanes. Emigró a Cambridge y desde ahí se fue a Palestina, que aún estaba bajo el mandato británico. Fritz Haber murió un año más tarde de paro cardíaco. Hermann, el hijo de su primer matrimonio con Clara, emigró durante la Segunda Guerra Mundial a Estados Unidos y se suicidó en 1946.

El invento de Fritz Haber sirvió tanto para la producción de fertilizantes como de gases letales. Los nazis los usaron posteriormente para las cámaras de gas en los campos de exterminio.

Lo que sabemos de Clara Immerwahr, de sus ideales éticos y su desesperación por la deriva en el trabajo de Fritz Haber, se lo debemos a Gerit von Leitner, una historiadora suiza, que descubrió a Clara en las notas de pie de la historia oficial. Von Leitner emprendió su propia investigación, cuyo resultado es una biografía, publicada en 1993. (**). La autora rescató de esa manera del olvido a una científica que durante toda su vida había pensado que la ciencia siempre debe estar al servicio de la humanidad.   

La historia de Clara Immerwahr es sólo un ejemplo más de una mujer que no pudo desenvolver su genio porque vivió en una entorno totalmente chauvinista. Existen varios blogs dedicados a este tema. Aquí hay una pequeña selección que encontré durante la búsqueda de informaciones sobre Clara. 

La cueva de Susana

Mujeres en la historia alemana

Mujeres que hacen la historia

(*)En: Echeverría Jesús, Carlos (2011). Relaciones Internacionales III. Paz, seguridad y defensa en la sociedad internacional.

(**) Von Leitner, Gertid (1993). Der Fall Clara Immerwahr – Leben für eine humane Wissenschaft.

 

Anuncios

4 comentarios en “Clara Immerwahr

  1. ¡Qué historia más dura pero más interesante! El papel de la mujer siempre es más complicado que el del hombre, en todos los ámbitos. Por desgracia, lo sigue siendo. Gracias por rescatar esta historia, Andreas. Me encanta el apellido de esta mujer, por cierto.

    • Me estaba imaginando lo que debía de sufrir Clara al lado de ese hombre … Estoy de acuerdo con lo que dices sobre el papel de la mujer. Aunque las cosas han mejorado mucho desde entonces, queda todavía mucho por hacer. El apellido llama mucho la atención, ¿verdad?
      Gracias por leer y comentar, María Luisa.

  2. Interesantísimo artículo…, nunca deja de sorprender el olvido al que se han visto sometidas mujeres tan brillantes!!!!
    Gracias Andreas por rescatar “pedacitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s