Ian Murdock

¿A quién conocemos del mundo de la informática? Desde luego a Steve Jobs. Quizás tengas un iPad o un iPhone. Vemos el rostro de Jobs en la portada de alguna biografía oficial o no oficial. También se ha hablado mucho de Bill Gates, el fundador de Microsoft. ¿Y después? Quizás nos suenan Larry Page y Sergy Brin, los fundadores de Google. ¿Pero quién es Ian Murdock?

Quién era Ian Murdock, habría que preguntar, porque Murdock falleció el pasado 28 de diciembre, en circunstancias muy extrañas, pero de esto hablamos más tarde.

Ian_Murdock

Dado que siempre quise dedicar una parte de este blog a personas que han hecho historia aunque pocas veces aparecen en las portadas de los medios de comunicación, la noticia del reciente fallecimiento de Ian Murdock me recordó este propósito. Para decir quién era Ian Murdock, hay que retroceder al año 1993, que fue el año cuando un joven estudiante de informática presentó una primera distribución de Linux, llamada Debian.

¿Qué es Linux?

Hoy en día todo el mundo ya habrá oído de Linux, en total se estima que en todo el mundo hay más de mil millones de usuarios de Linux. En pocas palabras, Linux es un sistema operativo que podemos utilizar en nuestros ordenadores personales, sean torres o portátiles. También está disponible ya para móviles, pero su uso más extendido sea quizás en los servidores, sobre todo en sus comienzos. Hoy en día, toda arquitectura de servidores para los servicios web en grandes empresas como Google y Amazon funciona con Línux. Incluso Microsoft ofrece Linux para sus servicios en la nube.

El problema del software cerrado

Cuando compramos un ordenador con Windows o iOS preinstalado, nos adentramos en un mundo herméticamente cerrado en el cual dependemos de los fabricantes del software. En el caso de Windows, el equipo viene normalmente con una versión prueba de Office que al cabo de tres meses tengo que adquirir o me deja de funcionar. En los equipos de Mac funciona igual. El software es un negocio bastante lucrativo para las compañías que lo desarrollan y distribuyen. Los abusivos precios que cobran algunas empresas de software son una de las razones por las que hasta hace poco tiempo muchos usuarios solían instalar versiones piratas desde fuentes cuestionables, con todos los riesgos que conlleva. Puede ser que una copia pirata quizás sea sólo una versión previa al lanzamiento del programa, con todos los errores que aún no se han subsanado. Cómo es fácil distribuir estas versiones, todo el mundo termina usándola.

La idea del software libre

Muchos utilizamos aplicaciones de software libre sin que, tal vez, seamos consciente de ello. El navegador Firefox, la suite ofimática Libre Office, o el reproductor VLC son los programas más conocidos. La idea detrás de software libre es diferente: el código con el que el programa fue escrito debería ser abierto y accesible para todo el mundo. Richard Stallman, el pionero de esta idea decía en muchas ocasiones que el código de un programa debería ser tratado como una receta de cocina. Usando esta idea, imaginémonos la receta de un caldo madrileño. Todo el mundo sabe qué ingredientes básicos hacen falta, así como el tiempo de cocción ideal. Luego, cada uno lo prepara a su gusto y puede que alguno salga mejor que otro. Si no sale bien, puedo preguntar a otras personas y ellas incluso podrían observar cómo lo hago y decirme qué es lo que he hecho mal. Ahora, imaginémonos que viene un fabricante de alimentación y presenta la receta en la Oficina de Patentes, desde que finalmente obtiene el derecho exclusivo de usar esta receta. A partir de este momento, este fabricante puede cobrar a cada hogar una retribución por cada ocasión que preparamos este plato. Esto es lo que ocurrió en la historia del software. En sus comienzos, la mayoría de los programas fueron desarrollados en universidades y estaban abiertos para quien quisiera. Más tarde, las primeras empresas de software cerraron el código de sus programas.

En cambio, software libre es abierto, es decir, cada usuario puede acceder al código. Desde luego, la mayoría de los usuarios no seríamos capaces de leer el código ni de detectar errores, pero la seguridad es la principal razón por dejarlo abierto. Si el software libre está abierto y accesible para todo el mundo, se puede copiar, cambiar y redistribuir. ¿Suena peligroso? Desde luego que sí, pero al ser abierto, es más fácil hacer auditorías de calidad. Por esta característica, Linux ha llegado a ser una alternativa muy atractiva incluso para empresas, para lo cual Android, el sistema operativo en los móviles es un claro ejemplo. Al principio, Android fue desarrollado desde una copia de Linux. Google colaboró en su desarrollo hasta 2007, cuando adquirió la empresa. Desde entonces ha continuado desarrollando este sistema operativo para móviles y tablets. Hizo la misma jugada con Chromium, la idea de un sistema operativo que funciona completamente en un navegador, sin la necesidad de instalar software. ChromeOS, la versión de Google está desplazando a iOS y Windows en el sector de enseñanza en Estados Unidos.

¿Qué tiene que ver Ian Murdock con esto?

Ian Murdock desarrolló en 1993 una primera versión de un sistema operativo basado en el núcleo Linux. Esta primera versión, que en el mundo de Linux se llama distribución o abreviado distro, tuvo el nombre de Debian, un acrónimo de Deborah, el nombre de la mujer con la que se casó e Ian, su propio nombre.

debian-logo

Debian fue la primera distro que incluía software para diferentes usos, y se sigue desarrollando en la actualidad. También fue la primera distro que incluía un sistema de gestión por paquetes muy eficaz, idea que copiaron posteriormente todas las distribuciones. El software está disponibles en repositorios en internet y se instala en pequeños paquetes que, a su vez, son mantenidos por programadores que dedican su tiempo libre a esta tarea. ¿Esto funciona y es seguro? Android y ChromeOS son buenos ejemplos para responder a esta duda. Recordemos también que las infraestructuras online de grandes empresas como Google y Amazon funcionan con Linux por su mayor estabilidad y seguridad. 

Screenshot_of_Debian_(Release_7.1,_-Wheezy-)_running_the_GNOME_desktop_environment,_Firefox,_Tor,_and_VLC_Player

Captura de una instalación de Debian. El escritorio es altamente configurable, por eso no se puede presentar la captura típica de una distribución de Linux.

Ian Murdock era un joven estudiante cuando publicó en Internet su idea de una distribución de software alternativo y pidió la colaboración de otros programadores. Debian, su proyecto, tuvo tanto éxito que desde entonces se ha copiado muchas veces. Han salido incontables distros que utilizan el sistema de paquetes de Debian por su alta estabilidad y calidad. Copiar y crear nuevas versiones está permitido en Software libre y no hay manera de revertir este proceso porque como usuario tengo que acpeptar estas reglas, de lo contrario, no debo usarlo. Ubuntu Linux y Linux Mint son en la actualidad las distros más conocidas entre usuarios particulares.

Ian Murdock nació en 1973 en Constanza, Alemania, pero se quedó después de conocer a su mujer Deborah en la Universidad Purdue en Estados Unidos. El 28 de diciembre de 2015 murió en circunstancias muy extrañas. En su cuenta de Twitter se quejó en una cadena de 35 dramáticos tweets sobre abuso policial, tras lo cual anunció su intención de suicidarse. Por lo visto había sido arrestado en varias ocasiones, pero de momento no se sabe nada más porque la Policía de San Francisco no se ha expresado sobre las acusaciones. La cuenta de Twitter fue borrada, pero los tweets están disponibles en Wikileaks.

En la red es difícil encontrar datos más personales sobre Ian Murdock, pero tampoco ha sido mi intención buscar datos sobre su personalidad. Pienso que hay que respetar la privacidad de las personas. Habrá muchos programadores que llegaron a conocerlo personalmente en el marco de su proyecto Debian. Mi intención es simplemente resaltar su gran aportación para el Software Libre que no hubiera sido posible sin una gran porción de pasión e idealismo.

P.D: Mis propias andaduras con Linux empezaron en el año 2001 con una distribución francesa que hoy ya no existe, Mandrake 8.0. Fue un regalo para mi cumpleaños. Aunque diría que no entiendo nada de informática y que mis conocimientos se limitan a instalar y configurar el sistema, la idea de Software Libre me ha fascinado desde la primera vez que oí de ella. Pienso que el conocimiento debería ser libre y accesible para todos en lugar de ser monopolizado por compañías privadas.

Anuncios

2 comentarios en “Ian Murdock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s