¿Qué es la cultura política?

La cultura política es un concepto que describe la actitud de los individuos hacia el sistema político de su país. Si nos imaginamos un país con un sistema democrático, con elecciones regulares, con el derecho de votar y de ser elegido, puede haber todavía sectores de la población que no apoyan las reglas democráticas su país. Prefieren otro sistema más afín a sus ideologías.

Esta fue la situación en Alemania durante los 14 años que duró la República de Weimar, antes de que los Nazis se hicieron con el poder de forma legal, por lo menos desde el punto de vista formal. El partido Nazi comenzó como un partido antisistema pero con el apoyo de grandes sectores de la industria y del capital por un lado, y una clase de dirigentes que llevaba dentro todavía las pautas de la época guillermina, los Nazis consiguieron poco a poco convertirse en una fuerza política. No olvidemos que consiguieron su representación en el Reichstag a través de elecciones en las que en 1933 obtuvieron 43,9 por ciento de los votos. Esto fue sólo posible porque, a pesar de existir instituciones democráticas como una Constitución, elecciones y un parlamento, gran parte de la población alemana no estaba preparada para la democracia.

Volvemos al concepto de la cultura política. La actitud hacia el sistema político del país es algo que no surge de la nada ni se puede cambiar de la noche a la mañana. Se desarrolla durante la primera socialización, es decir, en el entorno personal y de la escuela. Ahí es dónde está donde el mayor reto. Si las personas respiran en su entorno familiar permanentemente el rechazo hacia el sistema político de su país, tendrán que hacer un enorme esfuerzo personal para desarrollar una actitud positiva hacia él.

La cuestión de una cultura que abraza valores como tolerancia y la aceptación de reglas democráticas es algo que empezó a interesar a los politólogos después de la Segund Guerra Mundial por dos motivos. El primero de ellos es la cuestión de cómo fue posible que el fascismo surgió en varios países de forma casi simultánea cuando en varios de ellos existían sistemas formalmente democráticos, como en el caso de Alemania. El otro motivo era el proceso de descolonización que se estaba iniciando en varias partes del mundo desde los años 50. Los politólogos querían predecir de alguna forma si las nuevas democracias tendrían éxito o no.

Gabriel Almond 12/1/1911 – 25/12/2002

Sidney Verba

Sidney Verba (* 26/5/1932)

Gabriel Almond y Sidney Verba son dos politólogos americanos que se pusieron a investigar qué factores influirían en que una democracia fuera estable a lo largo del tiempo. Hicieron un estudio comparativo entre México, Gran Bretaña, Alemania, Italia y Estados Unidos. Sabemos que Gran Bretaña y Estados Unidos no pasaron por la experiencia fascista, en cambio, Alemania e Italia sí. México es un caso especial porque tuvo su revolución a principios del siglo pasado, pero la Constitución actual es la que se promulgó en 1917 y que define el país como una república representativa y democrática.

Los dos investigadores y sus equipos trabajaron desde el principio con la hipótesis de que hacía falta una actitud positiva hacia el sistema político para que la democracia fuera estable, algo que en Alemania e Italia obviamente no había funcionado. Los dos investigadores desarrollaron un amplio cuestionario que abarcaba estos dos aspectos principales:

  • ¿Consideran los entrevistados legítimo el sistema político y su gobierno actual?
  • ¿Creen los entrevistados que se puede conseguir algo a través de la acción política legal?

A raíz de los resultados que obtuvieron en sus encuestas, Almond y Verba desarrollaron una tipología de culturas políticas, entre las cuales destaca la Cultura Cívica, que se encontraba principalmente en Gran Bretaña y Estados Unidos, gracias a sus respectivas historias. Es especialmente interesante el caso de Gran Bretaña porque, a diferencia de Estados Unidos y las democracias actuales, no tiene una Constitución escrita. Tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, la gente había desarrollado pautas de acción política en un contexto cada vez más abierto.

Hoy en día, es normal que encontramos en los sondeos de opinión como el Eurobarómetro y las encuestas del CIS preguntas sobre nuestra actitud hacia la política, pero esto es resultado de la investigación de Almond y Verba y de varias investigaciones posteriores que ampliaron estos estudios iniciales. Abajo tenemos un ejemplo de Indicadores de la Situación Política entre los años 1996 y 2015. Los indicadores miden la confianza política, la evaluación de la situación actual y las expectativas de la situación. Es interesante observar, cómo estos indicadores reflejan la situación previa al cambio de gobierno entre Aznar y Zapatero, la pérdida de confianza hacia el final de la legislatura de Zapatero, antes de las elecciones en 2011 nuevamente hacia la mitad de la legislatura del gobierno actual, llegando a un descenso histórico.

Indicadores políticos 1996-2015. Fuente: CIS

Indicadores políticos 1996-2015. Fuente: CIS

La gestión de los últimos tres gobiernos no es el tema de este artículo, pero no cabe duda de que la gestión política es un factor más que influye en la postura personal hacia el sistema político. Lo que parece claro, es que no es suficiente implantar un sistema democrático sin contar con el apoyo de la población. Concienciar a las personas para que interioricen las reglas democráticas es un proceso que requiere muchos esfuerzos en las áreas de enseñanza y del entorno personal, pero es la única vía para garantizar estabilidad en la democracia. Almond y Verba dijeron que es difícil que un cambio sustancial se diera en la misma generación que acababa de salir de un sistema antidemocrático, este cambio se apreciaría más en las siguiente generaciones.

Anuncios

4 comentarios en “¿Qué es la cultura política?

  1. Lo más importante es la cultura, la educación en el respeto a los demás, pero porque sí (en eso creo que la ética protestante está más elaborada). En España es muy habitual tener la casa más limpia del mundo y tirar el papel al suelo en la calle, no se respeta suficientemente el bien común y eso, repetido en todos los niveles, lleva al descuido del sistema y a la desconfianza… Es un asunto muy interesante el que planteas.

    Buena semana.

    • Gracias por tu comentario, Mus. También he observado en algunas personas que el respeto mutuo no es lo que más aprecian. Me parece muy interesante tu comentario sobre la ética protestante. Creo que, al no tener estos “mecanismos” de confesión y absolución, la gente protestante se ha acostumbrado antes a responsabilizarse por sus actos.
      Gracias de nuevo y que te vaya muy bien la semana.

    • Creo que necesitaremos siempre el Estado porque alguien tiene que protegernos. Y cuando hablamos del merado libre, también pedimos que alguien no sólo lo desregule sino que nos garantice seguridad jurídica. Gracias por tu comentario. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s