El apellido Japón

Coria del Río es una pequeña ciudad andaluza, situada en el cauce del río Guadalquivir. Está a 12 kilómetros de Sevilla, la capital de la provincia de la que forma parte. Su población llega a apenas 30.000 habitantes. Lo que uno difícilmente se puede imaginar es, que en una ciudad andaluza haya gente con el apellido Japón, pero resulta que los portadores de este apellido son los descendientes de una misión diplomática procedente de Japón, que llegó el 20 de diciembre 1614 a las costas españolas.

El galeón que se desplazaba por el Guadalquivir río arriba, llegó desde Acapulco, en Nueva España, México en la actualidad. Varios de los miembros que viajaron con el galeón, decidieron quedarse en Coria del Río. Para ellos era el final de un viaje de 14 meses, que se había realizado en tres etapas. Habían salido de Sendai, en la costa oriental de Japón, cruzaron el Pacífico, hasta que llegaron a Acapulco, situado en la costa occidental de Nueva España. El galeón San Juan Bautista, que había sido construido anteriormente en Japón, se quedó en Acapulco. La misión caminó aproximadamente 700 kilómetros hasta que llegaron a Veracruz, desde donde zarparon en un galeón de la flota española, el galeón San José, rumbo a España. Cruzaron el Atlántico, hasta llegar a Sanlúcar de  Barrameda, situado en la desembocadura del río Guadalquivir. Los habitantes de la zona acompañaron el galeón andando hasta Coria del Río donde finalmente desembarcó la tripulación.

Recorrido de la embajada de Asia a Europa

Hay que tener en cuenta que los japoneses no eran un pueblo de navegantes por mar, como lo eran españoles, portugueses e ingleses. Esto explica en parte el deseo de muchos marinos y sirvientes de la misión de quedarse finalmente en un lugar que les parecía más acogedor que la monotonía de alta mar y los áridos paisajes de la travesía en Nueva España. Se quedaron y se mezclaron con la población de esta localidad. De ahí, que el apellido Japón se haya mantenido durante 400 años, siendo apellido de aproximadamente 600 habitantes corianos en la actualidad, de los cuales unos 400 lo llevan incluso como primer apellido. Para el resto de la embajada, el viaje aún no había terminado.

¿Cuál es el motivo de enviar una misión diplomática de Japón a España? Si tenemos en cuenta que una parte de los viajeros eran comerciantes, se podría pensar que los japoneses iban en busca de establecer vínculos comerciales, pero esta es sólo parte de la verdad. Para ver los verdaderos motivos hay que buscar un poco más en la historia española, que está enlazada con la historia japonesa desde el siglo XVI. Los primeros españoles que consiguieron establecer relaciones con Japón, eran los misioneros de la Compañía de Jesús, presentes en Japón desde 1545, año en el que llegó Francisco de Javier, uno de los fundadores de la Compañía a Kagoshima. Los jesuitas consiguieron pronto extender sus actividades misioneras en Japón y establecer relaciones con las cortes feudales. Durante siglos, Japón había sido sacudida por una continua guerra civil, que no terminó antes de la unificación militar bajo el Shogun Tokugawa Iyeasu. Tokugawa, motivado en parte por su deseo de sacar Japón de su condición aislada y de abrir el nuevo país hacia el exterior, permitió durante algunos años cierta expansión del cristianismo, lo que les facilitó a los jesuitas su labor misionaria .

El viaje de la embajada por Europa

El viaje de la embajada por Europa

Más tarde llegaron los franciscanos, concretamente en el primer decenio del siglo XVII. También empezaron con sus esfuerzos de convertir a los japoneses en cristianos. Sin embargo, los franciscanos no entraron con buen pie en las cortes. El motivo era su compromiso de llevar una vida muy modesta, un estilo de vida que los nobles japoneses detestaban. En cambio, la educación elitista que habían disfrutado los jesuitas, les facilitó  relacionarse sin problemas con los miembros de las cortes feudales.

Aunque el Shogun durante unos años permitió la expansión del cristianismo, ambas órdenes se vieron con dificultades. En algunas provincias empezaron las persecuciones de los cristianos, aunque ambas órdenes habían conseguido convertir la población en otras partes de Japón. Entre los convertidos se encontraron también algunos barones feudales, llamados Daimyos en japonés.

Uno de ellos era Date Masamune, el daimyo de Sendai, la ciudad de la que partió la misión diplomática en el año 1613. Date Masamunes facilitó los recursos materiales y humanos para esta misión, pero la idea era de un ambicioso misionero de los franciscanos que había conseguido crear un papel influyente en la Corte de Date Masamune. Su nombre era Luis Sotelo, procedente de Sevilla. Sotelo sabía aprovecharse de la incipiente persecución de los misioneros, entre los que eran también muchos jesuitas. Ideó con Date Masamune esta misión diplomática que llegaría en 1614 a España. Para Date Masamune se trataba de ampliar su influencia fuera de Japón y hacer comercio, pero para Sotelo el motivo era volver a Japón con la mitra. Quería ser obispo de Japón y desplazar de esta manera la influencia de los jesuitas. Como ya hemos visto, la misión salió desde Sendai y llegó 14 meses más tarde a España. Una vez que habían llegados a España, Hasekura Tsunenaga, el embajador japonés de la misión, el franciscano Luis Sotelo prosiguieron su viaje. Hicieron escala en la Corte del Rey Felipe III, donde bautizaron a Hasekura Tsunenaga. Después siguieron por Zaragoza, Lérida, Barcelona, Saint Tropez, Génova, hasta que llegaron al final de su viaje, el Vaticano donde se reunieron con el Papa Pablo V.

Luis Sotelo con Hasekura Tsunenaga en el Vaticano

Luis Sotelo con Hasekura Tsunenaga en el Vaticano

Sotelo salió recompensado con el báculo pastoral del obispo. Sin embargo, en Japón ya se había prohibido cualquier actividad misionaria. A su regreso a Asia, Sotelo trató entrar de forma clandestina en Japón, pero fue descubierto y quemado vivo. Hasekura Tsunenaga, regresó en el año 1620 a Japón, donde murió dos años más tarde. Los miembros japoneses que decidieron quedarse en Coria del Río se mezclaron con la población de este pueblo, dando origen a esta larga tradición del apellido Japón. Además del apellido, está también el club de rugby Coria Samurais que recuerda con su nombre al pasado. El recuerdo más llamativo es, sin embargo, la estatua del que fuera la cabeza visible de esta misión, Hasekura Tsunenaga.

El samurai Hasekura Tsunenaga

El samurai Hasekura Tsunenaga

Sabemos poco sobre este largo viaje que duró 14 meses, en lo que los miembros de la misión cruzaron dos océanos y un país a pie. Pero pienso que podemos creer al novelista japonés Shusaku Endo, que describe este viaje como una experiencia horrorosa para gente que no estaba acostumbrada a la intemperie de los océanos ni al desierto que tuvieron atravesar a pie. La novela El Samurai nos cuenta las peripecias del viaje de forma muy gráfica. También arroja otra luz a las conversiones al cristianismo que se practicaban en Japón y que obedecían, como en las colonias del continente americano, principalmente a motivos políticos o meros intereses personales.

En ambas ciudades, Sendai y Coria del Río, se celebra este año el 400º aniversario de la misión y el vínculo que se ha creado entre ambas ciudades gracias a los japoneses que decidieron hacer de Coria del Río su nuevo lugar.

Anuncios

7 comentarios en “El apellido Japón

  1. Precisamente vi en Madrid hace unos días la exposición Japonismo, que relata las relaciones de España con Japón, sin olvidar este episodio. Saludos y gracias por contarnos la historia de una forma tan amena.

  2. @
    01 Ene 2014 23:04
    Hace años empecé a investigar la historia de Hasekura y el origen del apellido Japón. El resultado ha sido una novela El insólito viaje del samurái Hasekura publicada por la editorial Lautaro en noviembre de 2013.
    Es mi modesta aportación a a la conmemoración del cuarto centenario de la embajada.Dejo a continuación una breve reseña:
    Fernando Japón y Mauro Caro descendientes de aquellos japoneses que se quedaron en Coria, son los personajes-narradores que cuentan la historia. Fernando Japón, aquejado de una grave enfermedad, le pide a su amigo Mauro Caro que concluya la novela sobre Hasekura, que el primero empezó. En Praga visitando la tumba de Kafka Mauro Caro conoce a la japonesa Fumiko Wasaki a quien participa su intención de escribir la novela sobre Hasekura. La japonesa se convertirá en la musa y confidente de Mauro. A través del relato histórico de la embajada los narradores reflexionan sobre el encuentro fugaz entre dos mundos tan distintos, como eran el Japon feudal de los Tokugawa y la España de los Austrias de nuestro siglo de Oro. Fernando Japón y su alter ego Mauro Caro se cuestionan las causas del fracaso de la embajada, analizan los antecedentes y desgranan las consecuencias de aquel viaje tan extraordinario. El reposado y audaz Hasekura compartirá su viaje con el impulsivo franciscano sevillano Luis Sotelo. La pareja del franciscano y el samurái se convierte en un referente cervantino que recorre toda la novela. La embajada tenia un doble cometido de expansión comercial y de predicación del catolicismo en Japón. El fondo histórico de la novela, retratado por el autor con el detalle y la fidelidad que se deriva de un estudio exhaustivo de la embajada, se compagina con el artificio de la ficción para contar una historia de amor y de pasión por la literatura.
    El insólito viaje del samurái Hasekura es,como dice Susana Jakfalvi , un novela de ficcion y no ficcion que compagina el relato histórico con la novela fantástica, el ensayo y la metaficcion.

    • Hola José-María: muchas gracias por tu comentario. La expedición Keicho es para mi un tema apasionante y me alegro por cada nuevo aspecto que me enseñen sobre este tema. Cuando leí por primera vez en un periódico una breve noticia sobre este tema, intuí enseguida el potencial literario detrás. Pero aparte de la mencionada novela de Shusaku Endo y una pequeña mención de la expedición en una película de animación española no había visto ningún otro trabajo que utilizara esta historia como fondo. Por eso, me alegra mucho oír de tu aportación para la que ya tienes un nuevo lector. Muchas gracias y un saludo desde Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s